Ríndete Los Ángeles, llegó el arte latinoamericano

el

Ríndete Los Ángeles, llegó el arte latinoamericano

Ni Disney ya es lo que era ni el gaucho es el símbolo del macho: con 70 muestras en Los Ángeles el arte latino se instala, cuestiona y llama a la integración.

Ríndete Los Ángeles, llegó el arte latinoamericano

Caíste, ratoncito. Se acabó un mundo de colores e inocencia y tal vez la plata ha cegado al personaje. Una interpretación de la obra de artista Jaime Muñoz.

Mercedes Pérez Bergliaffa

Mercedes Pérez Bergliaffa

La pintura del cadáver de Eva Perón sosteniendo sobre su panza una esfera de vidrio: por dentro de la esfera, una réplica de la República de los Niños de Gonnet, en La Plata. Tal como si Eva estuviera embarazada y la esfera contuviera a la pequeña ciudad como un hijo. Lleva escrita la leyenda “Eva concibe la República de los Niños” (lugar en el que dicen Disney se inspiró para crear Disneylandia): esta es la obra del artista Daniel Santoro.

Ríndete Los Ángeles, llegó el arte latinoamericano

Minnie y el Che. Una obra de la argentina Liliana Porter.

Cerca, una Blancanieves seria, con los ojos cerrados, tomando cuerpo en una escultura de plastilina, posa, maldice o reza frente a una liebre muerta con el estómago abierto: es el trabajo del grupo de artistas Mondongo (integrado por Manuel Mendanha y Juliana Laffitte). Gauchos caricaturescos de dientes enormes dibujados entre los años 30 y 40 por el artista Florencio Molina Campos (quien trabajó con Walt Disney y asesoró a los dibujantes de la compañía estadounidense); un Mickey Mouse riéndose al lado del Che Guevara (obra de la artista Liliana Porter) y las impactantes fotografías de Claudio Larrea, mostrando el lado fantástico de la República de los Niños de La Plata (inaugurada por Juan Domingo Perón en 1951), todos estos trabajos fueron realizados por artistas de América latina y hablan de una visión crítica del sueño americano, encarnada en el Pato Donald (acá le dicen “Pato Pascual) y en Mickey Mouse.

Ríndete Los Ángeles, llegó el arte latinoamericano

Blancanieves en la miseria. Una obra del grupo argentino Mondongo. /Prensa

Todas estas obras son parte de la muestra Cómo comprender al Pato Pascual: el Disney latinoamericano y Latinoamérica en Disney, una de las exposiciones comprendidas en una movida gigantesca que está ocurriendo en California. Usando como centro de acción la ciudad de Los Ángeles, el enorme proyecto llamado “Pacific Standard Time LA/LA” -que abarca setenta muestras y sigue hasta enero- fue creado y organizado por la Getty Foundation, una entidad dedicada al arte y a su estudio. Hay decenas de exposiciones consagradas al arte latinoamericano, “latinx” y “chicanx” (como los investigadores y directivos de la Getty proponen llamarlo). Con quinientas performances y sesenta publicaciones, la gran movida es fruto de cinco años de investigación y alianzas entre la Getty y numerosas instituciones de toda América latina. ¿El costo? Dieciséis millones de dólares.

Ríndete Los Ángeles, llegó el arte latinoamericano

David Lamelas. El argentino es un pionero del arte conceptual.

De entre todas las exposiciones, Cómo comprender al Pato… es especialmente incisiva: presenta más de 150 obras. Pero estas muestras sobre el Pato Donald y el mundo mágico de Disneylandia pegan en un punto: pareciera que los artistas de América latina -tal vez desde la obra crítica Para leer al Pato Donald, de Ariel Dorfman, de 1971- no creen en el Pato simpático ni en el feliz ratón de orejas negras. Hay una pintura en la exposición que ilustra perfectamente esto: es la de un Mickey Mouse muerto, recostado entre flores de colores. Tiene el signo “pesos” en lugar de ojos y la palabra “fin” escrita por encima: chau, nos dice el trabajo, se terminó el mundo de delicias y torres de colores, en esta obra de Jaime Muñoz.

Ríndete Los Ángeles, llegó el arte latinoamericano

Mickey Muerto. Una obra del mexicano Artemio Rodríguez.

Claro que dentro del gran esfuerzo que demandó “Pacific Standard…” hay muestras para todos los gustos, como La frontera entre los Estados Unidos y México: lugar, imaginación y posibilidad en el museo de Oficios y Arte Folk de Los Angeles. A este tema, en tiempos de Trump, la Getty le dedica su espacio y un posicionamiento político.

En Axé Bahia: el poder del arte en la metrópolis afro-brasileña” en el museo Fowler de la Universidad de California en Los Angeles hay que observar con atención los trabajos de Ayrson Heráclito ensalzando los rituales del Candomblé y la fotografía Helemozão, de Helen Salomão: tres mujeres bahienses levantando sus brazos tatuados, mirando a la cámara sin temor. Reino dorados: lujo y herencia en la América antigua, exposición del Getty Center, marca un recorrido de preciosas e inéditas piezas de oro de toda América latina encontradas e excavaciones recientes.

Ríndete Los Ángeles, llegó el arte latinoamericano

Vecinas de talento. Marcia Schvartz y Dalila Puzzovio. /Prensa

Pero entre toda esta enorme cantidad de muestras del proyecto hay algunos que involucran especialmente al arte argentino. Como en Haciendo al arte Concreto: obras de la Argentina y Brasil de la colección Patricia Phelps de Cisneros, en el Getty Center. Es una pequeña pero exquisita muestra dedicada a las originales contribuciones de los movimientos artísticos relacionados con el arte concreto (caracterizado por las composiciones abstractas, formas y patrones geométricos). Los artistas argentinos Raúl Lozza, Tomás Maldonado, Alfredo Hlito y Juan Melé saltan ahora con pinturas preciosas -hitos de la historia del arte local- de manera fuerte a instalarse en la escena (y el mercado) internacional.

Por su parte, Mujeres radicales: arte latinoamericano, 1960-1985 –curada por la venezolana Patricia Fajardo-Hill y la argentina Andrea Giunta en el Museo Hammer -expone los aportes extraordinarios de las artistas mujeres de Latinoamérica y las de descendencia chicana y latina en los Estados Unidos. Marie Orenzans, Dalila Puzzovio, Marcia Schvartz, Marta Minujín (con sus primeros trabajos de los 60), Liliana Porter y Liliana Maresca, son algunas de las artistas de nuestro país con presencia en la exposición. Las excelentes fotoperformances de Regina Silveira y Maria Maiolino simulando cortarse la lengua (un trabajo relacionado con la censura durante las dictaduras latinoamericanas) y la emocionante performance de Celeida Tostes (1929-1995) metiéndose dentro de un gran huevo de barro y emergiendo de él como de un útero, marcan pulso y sangre de la formidable potencia de las artistas de nuestra región.

El pionero del arte conceptual David Lamelas (argentino itinerante, radicado en varios lugares) presenta su primera exposición monográfica en el University Art Museum de la Universidad del Estado de California. Videos, fotografías, películas y hasta sus primeras instalaciones de los años 60 se exponen ahora en Norteamérica. La muestra fue curada por la argentina María José Herrera y la estadounidense Kristina Newhouse.

Ríndete Los Ángeles, llegó el arte latinoamericano

Lady Libertad. Del mexicano Omar Pimienta. /Prensa

Otro pionero, León Ferrari, está presente con Las palabras de los otros, a través de sus collages literarios.

Con esta enorme movida sobre el arte “latinx, chicanx”, latinoamericano, y también las influencias asiáticas en la cultura estadounidense, la Getty está queriendo decir ¡viva la inmigración! Aquí, por California los que caminan por la calle –ese cruce racial, cultural e identitario tan llamativo- encuentran, por fin, su espejo dentro de los museos de la región. ¿La exposición que lo ratifica? Un Documenta: una puesta acerca del multiculturalismo, la migración, los asuntos laborales, los derechos humanos y las personas indocumentadas. Omar Pimienta (Tijuana, 1978) da en el clavo con su obra Ciudadanía libre: un consulado móvil. A través de su trabajo otorga pasaportes gratuitos para traspasar fronteras. Quizás esta sea una de las ideas rectoras de todo el proyecto de la Getty: que las obras de arte desconocen las fronteras ideológicas y políticas impuestas; que somos diversos y plurales, y eso es bueno; y que es mucho mejor construir puentes, antes que muros.

Deshaciendo la Argentina en trescientas fotos

Fotografía en Argentina, 1850-2010. Contradicción y continuidad”, es una de las exposiciones más importantes que se realizan dentro del enorme complejo de la Getty Foundation en Los Angeles (una mini-ciudad dedicada exclusivamente al estudio del arte y la historia del arte).

Hay trabajos de pobladores originarios del Gran Chaco de Grete Stern, las antiguas vistas de Buenos Aires de Horacio Coppola, las panorámicas de la capital de Juan Di Sandro y obras de Julio Pantoja, Gustavo Di Mario, Hugo Aveta, Gabriel Valansi, Jaime Davidovich, Santiago Porter, Carlos Guinzburg, Marcos Zimmermann, Sebastián Friedman, Adriana Lestido, Eduardo Longoni, Leonel Luna, Ananké Assef, RES, Nicola Costantino, Graciela Sacco, Grupo Escombros, Grupo Etcétera y Sub Cooperativa de Fotógrafos. Y también mucha fotografía antigua, histórica, a veces anónima.

Ríndete Los Ángeles, llegó el arte latinoamericano

Sin título. Una imagen de Graciela Sacco. / Prensa

La muestra propone desmantelar las representaciones de una nación (la nuestra) y señalar las visiones utópicas que se fueron construyendo a través de la imagen fotográfica. Haciendo foco en la heterogeneidad de la fotografía de nuestro país, son casi 300 trabajos que intentan desarmar los relatos más aceptados y dejar al descubierto la falsedad de que la supuesta “neutralidad” de la fotografía existe. Por ejemplo, el gaucho como tema es presentado tanto como símbolo de la masculinidad de nuestro país (en las fotos de Francisco Ayerza, de la segunda mitad del siglo XIX) pero también en su versión queer (la obra del contemporáneo Gustavo Di Mario). Así, un mito oficial presenta varias aristas desde las que ser comprendido, a través de las fotos.

El núcleo “Fisuras” expone el retorno de la democracia, la implementación del neoliberalismo y la crisis del corralito. Y “El gesto” está dedicado a los desaparecidos, la lucha, las marchas y la dictadura. Los dos dicen presente en esta exposición que invita a llenar silencios, armar los vacíos e integrar al otro: el espectador.

Publicidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s