#NoTeLaPodesPerder: El centro en movimiento, en el CCK

el

Realidad e ilusión en movimiento

Con instalaciones, videos y performances, una muestra investiga en el CCK la relación entre las máquinas, lo que se mueve y la percepción.

Realidad e ilusión en movimiento

Una visitante interactúa con la obra “Ejercicios para el fin del mundo”, 2017-18, de Sergio Lamana.

La nueva convocatoria del CCK al curador Rodrigo Alonso para una segunda edición de El centro en movimiento –muestra que el año pasado fue muy aceptada y tuvo muy buena repercusión– continúa la línea de reunir a varias generaciones, desde los consagrados hasta los más jóvenes, en esta oportunidad con artistas que abordan el movimiento por medios mecánicos, manuales, robóticos, con mecanismos históricos, desechados o en uso de la última tecnología. La muestra tiene un recorrido menos extenso que la anterior y más “habitable”; cada instalación está segmentada y demora al espectador en un juego que puede alterar la percepción del espacio. El movimiento al que alude el título se traslada en parte al cuerpo: la muestra se completa con un ciclo de performances que vale la pena agendar.

El centro en movimento 2 se asocia ahora plenamente con un enfoque “hacia las dinámicas generadas, inducidas o sugeridas por las máquinas”, como sostiene su curador, que advierte acerca del poder transformador producido por las máquinas en relación con la capacidad de mirar y captar el entorno y de producir fantasías de la mente. Pueden las máquinas intervenir en cuestiones de trascendencia para la humanidad tanto como preservar una simple tarea repetitiva de mecanismo sencillo. Narrada así, parece que conserva cierto aire manifiesto de historicidad, pero no: la selección se encarga de revitalizar los conceptos con miradas jóvenes y muy jóvenes. El panorama se abre también a artistas internacionales, todos del hemisferio sur.

Un recorrido aconsejable es iniciar por la sala de los proyectos más cinéticos. Algunas piezas encontradas en el taller de Eduardo Rodríguez sorprenden con su eficacia de estética pulcra y tan cuidada como en “Mariposas”, 2013, un objeto con movimiento mecánico y sonido propio. Son algunas piezas reconocibles de otras muestras tanto como las de su compañera Perla Benviste, extraordinarias en su simpleza y fascinantes en su presencia como las cajas de la serie Retroanteroversión, 1969-2017, en su mayoría rehechas recientemente.

Realidad e ilusión en movimiento

Panorámica. Vista de una de las salas donde se despliega la exhibición curada por Rodrigo Alonso.

Destaca la obra de Paula Rivas, casi inmaterial, suspendida a gran altura con esos movimientos de pequeñas bolitas de coral blanco y hematite, en “Geometría orbital”, 2017. Mariana Villafañe en “Distorsión”, 2018, hace un contrapunto interesante con la sala porque luce impecable en su cinetismo por movimiento mecánico de pequeñas piezas, que rotan delante de un plóter.

En sala aparte, Mariela Yeregui exhibe su obra “Entreveros (Darwin dixit)”, 2012. Hecha con algo de manualidad tanto como de la tecnología programada de los robots, ya que los entreveros están tejidos al croché y se mezclan con hilos de fría luminosidad que dejan ver líneas transparentes que trascriben los Diarios de Darwin. Pero este texto sólo se hace visible cuando la lupa que los acecha se coloca en un punto legible para los de buena vista. El plano de adecuación del espectador es un experimento interesante de observar.

Realidad e ilusión en movimiento

Mariela Yeregui. Espectadora frente a su instalación lúmínico-mecánica “Entreveros (Darwin dixit)”.

En la otra punta de la gran sala, la obra “Miles de millones”, 2016, de Diego Alberti, que sigue su línea de captar las posibilidades de los procesos y protocolos de encriptación utilizados para garantizar la privacidad de los datos en el dominio digital, crea un paisaje electrónico que se percibe en una sala a oscuras.

La instalación de la colombiana Angélica Teuta “Escenas para evitar las pesadillas, escena #3”, 2018, proyecta sobre las paredes una maravillosa ilusión visual que desafía al espectador. Se trata de unos retroproyectores con unas piezas hechas por ella que reproducen en movimientos, un poco espasmódicos pero continuos, la aparición de un imaginario onírico vinculado con el trato que la mitología clásica, la Edad Media y el Renacimiento le dieron al tema. En la realización de esta obra, Teuta abordó las imágenes de los circos y revisitó la teoría jungiana de los arquetipos y los sueños, que fueron motivo de una investigación exhaustiva y que ella misma define como una “transmutación de los espacios que enfatizan la sensación de inconsciencia: los espacios se tornan borrosos, impredecibles, no coherentes”.

Realidad e ilusión en movimiento

Angélica Teuta. “Escenas para evitar las pesadillas, escena #3”, 2018.

El joven revelación del Premio Itaú de 2015, el cordobés Santiago Viale, concibe en “La tierra más ajena”, 2016, una maquinaria sensible de gran porte que simula un campo de espigas de trigo mecidas por un suave viento. Una ficción que puede observarse desde un muelle luego de accionar una palanca que produce el movimiento. Según su autor le interesa “fabricar una naturaleza, recrear un hábitat, como en los museos de dinosaurios o animales extintos, o los dioramas”.

Realidad e ilusión en movimiento

Santiago Viale. “La tierra más ajena”, construcción-instalación cinética realizada en 2016 en la que ondula un campo de trigo.

Imperdible en relación a la experimentación de otro sistema dentro del nuestro utilizando sólo los mecanismos de la distorsión es la obra de Alfio Demestre “Estructura geodésica virtual”, proyecto compartido con Martin Luzardo. Un casco y un espacio que es como una cúpula abierta a la que puede ingresar sólo una persona por vez para que la experiencia sea más profunda. Al calzar el casco y por efecto de los polarizadores se percibe un espacio sin determinación de arriba-abajo, sólo a partir de “un hallazgo” encontrado en la reutilización de monitores, plasmas y pantallas de led, una experiencia de 1999-2000, cuando con el grupo Oligatega intentaron “revertir las tecnologías, usarlas de una manera para la que no fueron creadas”.

Realidad e ilusión en movimiento

Alfio Delmestre y Martín Luzardo. Estructura geodésica virtual.

Recomiendo especialmente detenerse frente a la obra de Claudia Joskowicz, “Cada edificio de la Avenida Alfonso Ugarte – Según Ruscha”, 2011, que supera el concepto de inestabilidad de algo que se mueve muy cerca, con pantallas gigantes en una sala angosta. El travelling ralentizado va mostrando una avenida que es uno de los accesos posibles a la ciudad boliviana de La Paz cuando se llega al aeropuerto. Se trata de un barrio que ha crecido en singularidad, donde el apunamiento es una condena casi segura para un extranjero que acaba de llegar y también el lugar donde se inició la caída del presidente fugitivo Sánchez de Lozada en 2003. Tiene pequeñas sorpresas, pero hay que verlo completo, vale la espera.

Margarita Bali se luce con la misma eficacia demostrada en “Disco”, esa esfera que, suspendida, nos permite ver bailar unos cuerpos bellos en un objeto que se torna una pantalla extraña y a la vez fascinante con su ritmo visual-musical. Sin duda otro hallazgo del curador. Y para activar las energías, nada más indicado que acceder a la instalación de Sergio Lamanna “Ejercicios para el fin del mundo”, 2017-2018: hay que pararse en la plataforma y con cierta energía bajar las cuerdas que permiten la ilusión de ver volar unas bellísimas alas grises del tamaño de las de un cóndor, que cuelgan de las paredes.

Vale la pena buscar en la web del CCK el cronograma de las performances programadas en la muestra, que incluyen al cubano Carlos Martiel, al uruguayo Dani Umpi y a los locales Laura Bilbao, Nicolás Varchausky, Alejandra Ceriani, Gabriela Pino y Dana Ferrari.

El centro en movimiento II. Máquinas e imaginarios Lugar:CCK, Sarmiento 151 Fecha: hasta fines de abril Horario: jueves a domingos y feriados, 13 a 20 Entrada: gratis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s