Performance en el Faena, en el marco de ArteBa

el

Hiorns, el artista que usa la conducta humana como materia prima

El ganador del premio Faena 2016 propone transformar la relación que tenemos con nuestro entorno
El ganador del premio Faena 2016 propone transformar la relación que tenemos con nuestro entorno Crédito: Patricio Pidal / AFV
Celina Chatruc, LAnacion.com.ar
El joven se quita la remera, después el pantalón. Queda completamente desnudo en medio de la luminosa sala del Faena Art Center. Tiene unos veinte años, edad que funciona como pasaje entre la adolescencia y la madurez. Ante varias personas que lo observan, se trepa a un motor Ford V8 que cuelga del techo y, en su estado más vulnerable, prueba nuevas actitudes para intentar transformar la compleja relación entre el hombre y la máquina como símbolo de poder.

“Es emocionante el momento en que el objeto se activa para convertirse en obra”, dice a LA NACION Pablo León de la Barra, curador de arte latinoamericano del Museo Guggenheim de Nueva York y de esta muestra, mientras observa las obras de Roger Hiorns exhibidas en Buenos Aires. Con acento de su México natal agrega que el inglés, a quien considera uno de los artistas más relevantes del siglo XXI, “nos obliga a repensar nuestra relación con estos monstruos tecnológicos que hemos creado”.

Más impactantes aún son las turbinas que el ganador del Premio Faena 2016 ubicó en un terreno ubicado frente al hotel Faena, en Puerto Madero, devenido un parque arqueológico evocador de las obras de Adrián Villar Rojas. Allí también, desde mañana a las 15 y durante dos fines de semana consecutivos, el público podrá observar en forma gratuita cómo los performers resignificarán restos urbanos seleccionados por el artista.

El hombre y la máquina: las turbinas de aviones se resignifican con los performers
El hombre y la máquina: las turbinas de aviones se resignifican con los performers Fuente: LA NACION

“Hiorns cree que el futuro de la producción no es simplemente producir pinturas, objetos y performance en el sentido clásico, sino también la invención y la propuesta de nuevos tipos de comportamiento humano”, dice la presentación del joven británico de 43 años realizada por el Grupo Faena, que le otorgó 75.000 dólares hace dos años para producir la muestra titulada En el umbral.

La propuesta fue seleccionada entre más de 400 de unos 70 países por un jurado internacional, que incluyó a Carlos Basualdo (curador en jefe de Arte Contemporáneo del Museo de Arte de Filadelfia), Achim Borchardt-Hume (director de exposiciones de la Tate Modern), Caroline Bourgeois (curadora de la Colección Pinault), el curador Jesús Fuenmayor y Victoria Noorthoorn (directora del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires).

Faena convocó luego a León de la Barra, que ya trabajó como curador invitado en arteBA y está familiarizado tanto con la escena local como con la trayectoria del artista. Hiorns expuso en la Bienal de Venecia y está representado en colecciones de museos como el MoMA de Nueva York y la Tate Modern. “Viví 15 años en años en Londres y conocía su trabajo -dijo a LA NACION-. Realizó dos obras maestras que se cuentan entre lo más importante de principios de siglo en arte contemporáneo”.

Se refería por un lado a La vista retrospectiva del camino, acción que consistió en enterrar un Boeing 737 en un campo inaccesible al este de Inglaterra, continuó en la República Checa y en Holanda, y podría replicarse en otros países.

La otra obra es Seizure ( Incautación), una vivienda social convertida en gruta azul luego de que el artista cristalizara su interior con sulfato de cobre. Tras valerle una nominación al premio Turner en 2009, fue adquirida en 2011 por la colección del Arts Council y se exhibe en el Parque de Esculturas de Yorkshire.

El boom de la performance

“El planeta muerto está muy próximo, muy cerca de donde nos encontramos”, dice ahora un joven, completamente desnudo. Recita un monólogo escrito por el artista, que reúne las ideas centrales en sus obras. “Hiorns viene del teatro; se inspira en Samuel Beckett, en Harold Pinter -señaló León de la Barra-. Y al jurado le pareció que su obra iba a tener buena recepción en una ciudad con tanta cultura teatral.”

La performance también encuentra en Buenos Aires un público dispuesto a abandonar el rol de mero espectador. Demostrará su lugar protagónico en la próxima edición de arteBA, del 24 al 27 de este mes en la Rural: el Barrio Joven le dedicará un espacio central, con programación propia, que se sumará a Performance Box, sección inaugurada el año pasado en el marco de la segunda Bienal de Performance. El propio León de la Barra seleccionó hace tres años en arteBA una performance de la argentina Amalia Pica que participó de aquella primera edición de la bienal -la representación de una asamblea infinita-, y propuso que el Guggenheim la comprara. Hoy es una de las obras que más nos piden prestadas al museo desde otras instituciones”, dice orgulloso el curador, que este año volverá a participar del programa de adquisiciones de arteBA.

León de la Barra integró también el jurado internacional del Premio Faena 2018, que seleccionó entre 300 proyectos el de la brasileña Tamar Guimarães y el dinamarqués Kasper Akhøj. El resultado se exhibirá el año próximo y también promete ser original: será un “micromusical inmersivo” con un escenario inclinado que modificará la experiencia del público y de los intérpretes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s