Gabi Ngcobo de Mzansi, curadora de la 10ª Bienal de Berlin: “No necesitamos otro héroe”

el

Gabi Ngcobo de Mzansi Curadora de la 10 Bienal de Berlin:

“La 10ª Bienal de Berlín no ofrece una lectura coherente de las historias o del presente de ningún tipo. Al igual que la canción Tina Turner rechaza el deseo de un salvador.”

Aspasia Karras, para Sundays Times
Columnista

¿Qué es una Bienal de todos modos?

Es un evento de arte que ocurre cada dos años. La Bienal de Berlín es una versión de aniversario. Realmente no me gusta la idea de un aniversario. Me alejo de ese tipo de espíritu conmemorativo y más bien miro las ideas de la historia y la memoria, lo vi más de lado.

Parece una gran carga para una persona.

Creé un equipo curatorial de cuatro personas: Nomaduma Rosa Masilela, Serubiri Moses, Thiago de Paula Souza e Yvette Mutumba. Vinieron de Berlín, Uganda, São Paulo y Nueva York.Me gusta trabajar de forma colaborativa, tener una conversación tanto con las personas con las que trabajo como con la ciudad. Mi carrera artística desde 2000 ha sido bastante colaborativa.

Cuando vivía en Durban cofundé el 3er Eye Vision Collective, y muchos proyectos realizados por mi cuenta y en mi práctica curatorial y como profesora en la Wits School of Art han sido colaborativos, como el Center for Historical Re-promulgación. y ONG Nada se organiza.

 

'Until the wind blows for another time', 2017-18, by Herman Mbamba; the Namibian-born artist will be exhibiting at the 10th Berlin Biennale.

‘Until the wind blows for another time’, 2017-18, by Herman Mbamba; the Namibian-born artist will be exhibiting at the 10th Berlin Biennale.
Image: Edgar Bachel/Blank Projects

¿Qué tiene que ver Tina Turner con el evento?

Su éxito de 1985 We Do not Need Another Hero es el título de la 10ª Bienal de Berlín.

Si, ¿ y?

Partiendo de la posición de Europa, Alemania y Berlín como una ciudad en diálogo con el mundo, la 10ª Bienal de Berlín confronta los estados actuales de psicosis colectiva.

Al hacer referencia a la canción de Tina Turner de 1985, We Do not Need Another Hero, nos basamos en un momento anterior a grandes cambios geopolíticos que provocaron cambios de régimen y nuevas figuras históricas.

La 10ª Bienal de Berlín no ofrece una lectura coherente de las historias o del presente de ningún tipo. Al igual que la canción, rechaza el deseo de un salvador.

En cambio, explora el potencial político del acto de autoconservación, rechazando ser seducido por sistemas de conocimiento inflexibles y narrativas históricas que contribuyen a la creación de subjetividades tóxicas.

Estamos interesados ​​en diferentes configuraciones de conocimiento y poder que permiten contradicciones y complicaciones.

Entonces, ¿en qué estabas pensando, aparte del fantasma de Donald Trump y el hecho de que Berlín y Alemania parecen estar en el epicentro de las grandes preguntas que enfrenta el mundo, como la migración y el nacionalismo?

Esta es una exposición que solo puede tener lugar en Berlín: es una ciudad muy internacional, muchas personas se abren y muchas preguntas históricas se activan cuando Alemania lucha con su historia colonial y su participación en el proyecto colonial.

Estaba muy consciente del hecho de que para muchas personas ciertos conceptos se convierten fácilmente en palabras de moda. Queríamos encontrar una manera más política, pero también más poética, de discutir estas cosas.

El resultado es sutil: como obras que no están en su cara. Queremos que la gente se siente con las exposiciones un poco más, o revise los shows. Es un lanzamiento lento.

¿Usaste un sombrero sudafricano en su trabajo curatorial?

Siempre estoy mirando hacia atrás desde SA. Cuando miro el mundo, miro a través de cierta lente. Para mí es importante vivir en Sudáfrica y en Johannesburgo, es interesante y siempre estimulante. Especialmente trabajando en la universidad con jóvenes estudiantes.

También estaba trabajando desde la memoria, volviendo a explorar cosas con las que había experimentado a una escala más pequeña en Sudáfrica y en otros lugares, pero que podrían hacerse funcionar a mayor escala.

Pero también viajé a seis islas del Caribe una vez que comencé el proyecto, no podemos darnos el lujo de pensar sin esas regiones, pero no me olvido de mis obsesiones en casa.

¿Crees que el arte africano contemporáneo de repente está teniendo un momento global?

No sé si puedo pensar en un momento en que la mirada no fue dirigida hacia África; siempre hemos sido parte de la mirada europea desde antes del colonialismo.

No sé si compre la idea de las artes africanas contemporáneas, es una etiqueta. Prefiero la noción de que la gente está haciendo arte. Quizás la gente se está despertando repentinamente a su ignorancia y declarando esto un momento, pero siempre ha habido sido un momento, siempre hemos estado haciendo arte.

¿Se extrañan de la Bienal de Johannesburgo?

No sé si la gente lo recuerda. Vivimos con la terrible inquietud de no tenerlo, un dolor fantasma donde solía haber esta cosa. Pero ahora ciertas cosas se activan de manera diferente. En Wits nos aseguramos de que los estudiantes sepan que no todos terminan en una galería comercial, por lo que deben tomar el asunto en sus propias manos: organizar, activar, colaborar.

¿Qué sigue?

La Bienal de Berlín finaliza el 9 de septiembre y mi plan es volver a casa en septiembre. Berlín tiene sus momentos. He estado viviendo aquí desde abril de 2017, pero el hemisferio norte no es mi mejor región. Puedo visualizar el futuro mejor en el hemisferio sur.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s