Cinco cosas que tenes que saber sobre Paul Klee

el

Paul Klee: Cinco cosas que debes saber sobre el pintor alemán-suizo

por Clemence Michallon, Nueva York para The Independent UK

El artista, nativo de Berna, Suiza, incorporó influencias cubistas, surrealistas y expresionistas en su trabajo, aunque este pintor imaginativo no perteneció a ningún movimiento específico en el transcurso de su prolífica carrera.

Se lo recuerda como un pintor capaz de captar la belleza y la complejidad de la naturaleza mientras usa el humor y abraza lo absurdo.

Aquí hay cinco cosas que debes saber sobre Klee y su legado:

  1. Casi elige la música sobre la pintura.

Hijo de dos músicos, Klee era un talentoso violinista que a veces tocaba en la orquesta sinfónica de Berna a sus veinte años.

Originalmente, consideró abrazar su carrera en la música, como lo señala la Enciclopedia Británica, aunque comenzó a explorar varias formas de arte, incluso poesía y dramaturgia, desde una edad temprana.

Entre sus creaciones se encontraban dibujos de paisajes, en los que sus padres vieron una posible trayectoria profesional.

Klee se formó en la Academia de Munich antes de viajar a Italia, abriendo su mente a otras formas de arte.

Desarrolló su talento para la caricatura, que allanó el camino para su primer trabajo notorio, una serie de dibujos satíricos llamados Inventos.

Se casó con la pianista Lily Stumpf en 1906. La pareja se estableció en Munich, donde Klee, un ciudadano alemán (aunque tenía derecho a la ciudadanía suiza) siguió su carrera artística.

2. Encontró éxito en Alemania, pero tuvo que irse cuando Adolf Hitler llegó al poder.

Klee no fue un éxito de la noche a la mañana. Sus caricaturas lucharon por encontrar una audiencia, aunque sí produjo ilustraciones para el Candide de Voltaire en 1911-1912.

Durante ese tiempo, Stumpf apoyó principalmente a su familia, que ahora incluía a un único hijo, Félix, al impartir clases de piano.

Klee viajó a París y aprendió más de artistas impresionistas y post impresionistas como Paul Cézanne y Vincent van Gogh. Se convirtió en miembro de Der Blaue Reiter, un grupo de artistas co-fundado por el pintor ruso Wassily Kandinsky.

En 1920, Klee comenzó a enseñar en la Bauhaus, la famosa escuela de arte ubicada en Berlín. Su notoriedad creció, y en 1925 Klee realizó su primera exposición individual en París.

Después de 11 años en la Bauhaus, Klee se trasladó a un puesto en la Academia de Dusseldorf, donde trabajó hasta 1933, el año en que Adolf Hitler se convirtió en canciller de Alemania.

La propia Bauhaus se cerró bajo la presión del régimen nazi. La Gestapo requisó la casa y el estudio de Klee, según lo declarado por la Enciclopedia Británica.

Klee se fue de Alemania a Suiza, donde siguió creando, dando a conocer los desarrollos históricos de su tiempo a través de su arte.

3. La Primera Guerra Mundial dejó una huella en su obra

Aunque era un ciudadano alemán, Klee estaba exento de combate debido a su condición de artista.

Siguió creando a lo largo de la Primera Guerra Mundial en Baviera, y al final del conflicto en 1918 sintió un sentimiento de optimismo político.

La inclinación de Klee hacia la exuberancia y el humor en su trabajo se intensificó, y sus creaciones más caprichosas comenzaron a venderse.

4. Una vez experimentó una intensa duda de sí mismo.

Si bien se le recuerda como un artista experto capaz de dominar una amplia gama de estilos, con un ojo agudo para los colores, Klee no siempre confiaba en sus habilidades como pintor.

Klee pareció experimentar una epifanía durante un viaje a Túnez, donde aprendió a “pintar acuarelas en las que el color puro y vibrante funcionaba como un socio equitativo con la línea”, escribió el New York Times en 1987.

El propio pintor tomó nota de ese cambio y escribió en un diario: “El color se ha apoderado de mí; Ya no tengo que perseguirlo, sé que me ha agarrado para siempre … Color y yo somos uno. Soy pintor.”

5.Era un artista prolífico, y un poco renegado

Klee, quien murió en 1940 después de una enfermedad ahora reconocida como esclerodermia, produjo cerca de 9,000 trabajos a lo largo de su carrera.

Mientras tomaba prestado y aprendía de varias corrientes artísticas, el pintor no pertenecía a ninguna de ellas, y experimentó con varios estilos y técnicas para crear su estilo personal.

“El arte no enfático de Paul Klee ha entrado en el lenguaje universal no solo de arte sino de publicidad, diseño gráfico, dibujos animados de alta calidad y comunicaciones en general”, escribió el periódico.

“Además de esconderse debajo del sofá, sería difícil pasar un día en una gran ciudad en cualquier lugar del mundo occidental y no recordar a Paul Klee una y otra vez”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s