Cómo los artistas en Buenos Aires se están adaptando a un clima cultural vibrante pero volátil

el

Cómo los artistas en Buenos Aires se están adaptando a un clima cultural vibrante pero volátil

Publicada en Frieze Magazine, 2019

 

Desde los efectos de la crisis económica en el arte hasta el poder de la participación pública y los espacios sin fines de lucro más innovadores de la ciudad.

 

A fines de 2015, Argentina eliminó las restricciones comerciales a las bellas artes. Buenos Aires, durante mucho tiempo un centro de literatura y música de vanguardia, comenzó a atraer la atención internacional por sus galerías y ferias de arte.

Ahora, con la economía una vez más en caída libre, los artistas y los espacios, tanto comerciales como sin fines de lucro, se están adaptando a un clima cultural vibrante pero volátil.

En este informe especial de la ciudad, la novelista María Gainza considera los efectos de la crisis en el artey el artista Osías Yanov destaca los espacios sin fines de lucro más innovadores de Buenos Aires.

Con fotografía por encargo de Santiago Hafford .

Santiago Hafford, Buenos Aires Fotografía encargada para friso, 2018. Cortesía: el artista

Santiago Hafford, fotografía de Buenos Aires encargada para Frieze, 2018. Cortesía: el artista

 

María Gainza

María Gainza es una escritora radicada en Buenos Aires, Argentina. Catapult publicará en abril la edición en inglés de su novela El nervio óptico (Optic Nerve).

Estado de emergencia: artistas y galerías en Buenos Aires están encontrando formas de hacer frente a la crisis económica

Lo siguiente es una simplificación excesiva; Espero que parezca una conversación después de la cena. Una vez fuimos la escoria de la humanidad: hace menos de una semana, desde el momento de la escritura, ni siquiera podíamos reprimir la violencia de un partido de fútbol. Ahora, somos los reyes de la Tierra, los mensajes de etiqueta de Emily, porque la cumbre del G20 se desarrolló sin problemas. El estado de ánimo de Argentina es un pinball: bajo el gobierno popular de Cristina Fernández de Kirchner, disfrutamos de una década de auge impulsado por el alto precio de la soja y notables mejoras sociales (y más tarde, descubriríamos, una notable corrupción); ahora con Mauricio Macri como presidente, los reveses económicos pesan mucho. La productividad industrial está disminuyendo, el desempleo está en aumento, la pobreza se está extendiendo. En su campaña de 2015, Macri habló de sí mismo como un líder que podría atraer a nuestro país un “aguacero de inversiones”. Todo era demagogia, una muestra de imaginación sobreabundante, como cuando los marineros de Charles Darwin informaron haber visto una “nevada de mariposas” en la costa de la Patagonia. Los inversores ni siquiera coquetearon con la idea de venir aquí; el único que apareció fue el Fondo Monetario Internacional.

¿Cómo afecta esto al mundo del arte? Las galerías y los espacios sin fines de lucro apenas están pasando por alto: el costo del alquiler, la electricidad y el gas se han multiplicado por cinco en el último año, mientras que la inflación esencialmente ha reducido sus ingresos a papel tapiz. La galería ZMUD cerró sus puertas recientemente solo para reinventarse como un agente sin una ubicación física. Los talleres de enseñanza, la forma clásica de subsistencia para los artistas, se han vuelto menos comunes debido a la falta de estudiantes. El mercado del arte es tan pequeño que, si se reduce más, desaparecerá. Los precios de las obras de artistas locales no son prohibitivos y, con un poco de voluntad política, los coleccionistas podrían seguir comprándolos, pero ellos también parecen afectados por el ambiente social imperante. Eduardo Costantini, fundador del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, declaró recientemente en una entrevista: “Muchos de nosotros ya no somos multimillonarios”. Los lectores respondieron con simpatía; como un artista le dijo: “Mi mejor trabajo es llegar a fin de mes”, que luego ofreció para la colección del museo.

Santiago Hafford, Buenos Aires Fotografía encargada para friso, 2018. Cortesía: el artista

Santiago Hafford, fotografía de Buenos Aires encargada para friso, 2018. Cortesía: el artista

El artista brasileño Hélio Oiticica escribió en uno de sus ‘Parangolés’ (1964-1968): ‘ De adversidade vivemos. “(Vivimos de la adversidad). No se estaba refiriendo a la obsesión romántica con la actividad creativa en condiciones hostiles, registrada y exportada a mercados más estables, ni al” discurso de los precarios “so à la modeen conferencias europeas. Él quiso decir, creo, que la adversidad es la condición constante de la creatividad en los países del tercer mundo. Los artistas siguen produciendo y surgen espacios alternativos como hongos después de la lluvia. Cada semana, aparece otro de cuyo nombre nunca he oído hablar. ¿Qué sucede cuando, en lugar de descartarlos, los ponemos en el centro de atención? El 8 de septiembre del año pasado, Diego Bianchi, Luis Garay, Irina Kirchuk y Nicolás Robbio realizaron una actuación en el paisaje de un sitio de demolición en la Avenida Juan B. Justo. Todo es posible sobre una montaña de escombros(Todo es posible en una montaña de escombros) fue su respuesta irónica pero sensible a la llegada de Art Basel Cities a Buenos Aires: un evento controvertido en un país que experimenta un estado de emergencia cultural. Aparte de algunas excepciones adicionales, la crisis aún no se ha reflejado en otras obras: el arte, para los artistas aquí, parece ser un refugio de la realidad. Por supuesto, esto no significa una falta de conciencia de la realidad.

Como F. ​​Scott Fitzgerald escribió en ‘The Crack Up’ (1936): ‘La prueba de una inteligencia de primer nivel es la capacidad de tener en mente dos ideas opuestas al mismo tiempo, y aún así conservar la capacidad de funcionar’. Los argentinos debemos ser brillantes: desde septiembre del año pasado, todos los museos nacionales, que históricamente eran gratuitos, comenzaron a cobrar a sus visitantes. Unos meses después, UNICEF anunció que el 48 por ciento de los niños argentinos viven en la pobreza.

El arte sobrevive en Buenos Aires porque, a pesar de la adversidad, la inteligencia y la sensibilidad permanecen constantes. Lo que fertiliza el arte aquí no es una economía estable. Su fuerza proviene de otros lugares. De dónde, no sé, si lo hiciera, visitaría ese lugar con más frecuencia. Lo que sí sé es que el país más estable del mundo todavía puede producir arte que carece de poder.

Santiago Hafford, Buenos Aires Fotografía encargada para friso, 2018. Cortesía: el artista

Santiago Hafford, fotografía de Buenos Aires encargada para f rieze , 2018. Cortesía: el artistaSantiago Hafford, Buenos Aires Fotografía encargada para friso, 2018. Cortesía: el artista

Santiago Hafford, fotografía de Buenos Aires encargada para friso, 2018. Cortesía: el artista

Osías Yanov

Osías Yanov es un artista con sede en Buenos Aires, Argentina. En enero, su trabajo fue incluido en la exposición grupal ‘Still I Rise: Feminisms, Gender, Resistance’ en Nottingham Contemporary, Reino Unido. 

Galería, museo, quiosco, discoteca: una red resistente de espacios dirigidos por artistas lidera la carga en Buenos Aires

Con su variedad de sótanos , rincones escondidos y tiendas semi abandonadas, la ciudad de Buenos Aires parece diseñada para albergar esos nódulos de energía contracultural donde los espacios artísticos independientes se desarrollan con tanta frecuencia. Con sus direcciones y nombres en constante cambio, estos proyectos se abren y cierran, mientras que sus audiencias y organizadores generalmente permanecen constantes. Forman una red subterránea que, durante décadas, ha sido el depósito de creatividad más importante de la ciudad. Estos son proyectos que alimentan una metrópoli alucinante y a veces hostil: juntos proporcionan alternativas a las estructuras profesionalizadas e institucionalizadas del mundo del arte y, en cambio, se definen por lo efímero y el diálogo.

UV 

Desde su fundación en 2015, UV ha sido un espacio favorito para aquellos con sensibilidades marginales: para los queer, los holgazanes y los fiesteros. Sus exposiciones y la serie de rendimiento ‘Perfuch 3D’ (2018), con Hoco Huoc, Maruki Nowacki, el colectivo BásicaTV y otros, se han enfrentado directamente a la política contemporánea.

La Baranda 

La Baranda se fundó en abril del año pasado como una galería que organiza exhibiciones semanales en un lugar fijo: la barandilla en el corredor del Centro de Investigaciones Artísticas. Inspirados por la naturaleza transitoria de ese pasillo, los ex becarios del centro continúan organizando exposiciones grupales sobre temas de accesibilidad y trabajo colectivo. 

Coral 

El artista Federico Manuel Peralta Ramos acuñó el término gánico para significar la capacidad radical del acto creativo para astillar estructuras de poder. Coral es un lugar de encuentro cuyos programas están impulsados ​​por ese ímpetu. Co-dirigido por Mariela Scafati, Ana Carolina, Marina De Caro y Daiana Rose, el espacio ha presentado proyectos recientes de los colectivos Cromoactivismo y Serigrafistas Queer, así como de la artista Bruna Kury. 

Ad Minoliti, Museo Queer, 2017. Cortesía: La Ene, Buenos Aires, Museo de Arte de Seúl. 

Ad Minoliti, Museo Queer , 2017. Cortesía: La Ene, Buenos Aires, Museo de Arte de Seúl. 

La Ene

La Ene, o el Nuevo Museo Energía de Arte Contemporáneo, fue fundado en 2010. Desde entonces, ha sido un defensor del copyleft en las artes, alterando lo que significa ser una institución: su personal pondrá todo su archivo a disposición del público. público, previa solicitud, en un disco duro externo. Exposiciones recientes han presentado obras de Ad Minoliti, Sol Pipkin y Marcela Sinclair.

Chiquita 

Chiquita es un espacio de arte en una caja. El fundador Julián Sorter invita a los artistas participantes a producir un proyecto en una pequeña caja de cartón, que puede funcionar como una galería, un museo, un quiosco o una discoteca. Chiquita podría considerarse como una pequeña ventana a otro mundo, como un recuerdo en miniatura del Taj Mahal: mira de cerca y puedes ver a turistas deslumbrados pululando por dentro. 

Mostro

Establecido en 2011, Mostro es un evento interdisciplinario anual de dos días que combina artes visuales, música y teatro. Co-comisariada por Marcelo Galindo, Maximiliano Maito y Juan Tobal, ha presentado actuaciones de Dudu Alcón Quintanilla, Ariel Cusnir y Mariana López.

Alfredo Germán Dufour, 'GERMÁN', 2018, vista de instalación, Constitución, Buenos Aires.  Cortesía: Constitución, Buenos Aires;  fotografía: Flor Lista

Alfredo Germán Dufour, ‘GERMÁN’, 2018, vista de instalación, Constitución, Buenos Aires. Cortesía: Constitución, Buenos Aires; fotografía: Flor Lista

Constitución  

Fundada en 2017, por los artistas Alberto Antonio Romero y Martín Fernández, Constitución es un espacio en el barrio de San Cristóbal que muestra el trabajo de artistas emergentes en una variedad de formatos de exhibición experimental. En 2018, tuvieron presentaciones de Alfredo Dufour, Martin Farnholc Halley, Carlos Huffman y Catalina Oz.

Ciclo de acciones 

Ciclo de acciones es un proyecto de un año dentro del programa anual de MUNAR, un espacio de exhibición sin fines de lucro fundado en 1989. Curada por Gonzalo Lagos, el ciclo 
de actuaciones busca promover prácticas que consideren la acción corporal como un vehículo de conocimiento. Los participantes anteriores incluyen a Sofía Durrieu, Dana Ferrari y Alberto Antonio Romero.

el universo

El más reciente de varios espacios fundados por la artista y poeta Fernanda Laguna, El Universo es como la sala de estar de un acaparador. Con sus estantes deformados cubiertos con baratijas y tchotchkes inútiles, es un santuario amoroso para lo idiosincrásico, no funcional y banal. 

Piedras  

La galería dirigida por artistas Piedras se encuentra en el barrio de Almagro. Sus codirectores, Rafael Equivocado y Santiago Gasquet, han organizado exhibiciones que reflexionan sobre los deslizamientos entre lo productivo y lo improductivo, así como la importancia del ocio y el afecto. Shows recientes han presentado trabajos de Fátima Pecci Carou, Constanza Giuliani y Monica Heller

Osías Yanov es un artista con sede en Buenos Aires, Argentina. En enero, su trabajo fue incluido en la exposición grupal ‘Still I Rise: Feminisms, Gender, Resistance’ en Nottingham Contemporary, Reino Unido. 

María Gainza es una escritora radicada en Buenos Aires, Argentina. Catapult publicará en abril la edición en inglés de su novela El nervio óptico (Optic Nerve). 

Publicado por primera vez en el número 201

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s